Informa IPCET que los ríos se mantienen en escalas normales, salvo el Pichucalco, con influencia en Teapa y Centro, que se encuentra a sólo 16 centímetros de alcanzar su NAMO

En lo referente a los ríos, recomendó a las autoridades del ramo de los municipios de Teapa y Centro implementar vigilancia permanente en el Pichucalco, mismo que se encuentra cercano a su Nivel de Agua Máximo Ordinario (NAMO).

De acuerdo con el sistema implementado para medir el comportamiento de los cuerpos de agua que atraviesan la geografía tabasqueña, señaló que la mayoría se encuentran en escalas normales, a excepción del afluente ya mencionado, que hoy se encuentra en semáforo amarillo o de precaución.

El Pichucalco subió su nivel en 2.60 metros, en un lapso de 24 horas, por lo que su capacidad de regulación se redujo a sólo 16 centímetros,

El Grijalva y el Carrizal –ambos con influencia en la ciudad de Villahermosa– registran una capacidad de regulación de 1.14 y 4.53 metros, respectivamente, sin que esto represente algún tipo de riesgo para la población.

La institución añadió que el Samaria, cuyo caudal atraviesa la Chontalpa chica y recibe la mayor parte del gasto proveniente de la presa Peñitas, se mantiene 3.50 metros por debajo de su NAMO, luego de que en las últimas horas bajó 6 centímetros.

Los ríos situados en la subregión de la Sierra, con una tendencia a bajar y subir súbitamente, continúan en vigilancia permanente.

El De la Sierra descendió 34 centímetros en las últimas horas y esta mañana está 1.23 metros por abajo de su escala de afectación, en tanto que el Tulijá, que tiene influencia sobre el municipio de Macuspana, creció 1.59 metros para ubicarse 3.67 metros por debajo de su nivel crítico.

La institución añadió que el Puxcatán, que durante la fase de lluvias intensas registrada a finales del año pasado provocó inundaciones en Macuspana, también redujo su caudal en 80 centímetros, con lo que amplió su capacidad de regulación a 2.69 metros.

El organismo indicó que el río Usumacinta bajó su nivel en 58 centímetros, por lo que su capacidad de regulación creció a 3.84 metros en su estación de Boca del Cerro, en tanto que el San Pedro subió ligeramente 1 centímetro y se mantiene a 35 centímetros de su NAMO.

Ante este panorama, el IPCET exhortó a las autoridades municipales del ramo a reforzar la vigilancia en puntos identificados como críticos en márgenes de los ríos; asegurar el funcionamiento adecuado de cárcamos, escotaduras y charnelas, y prever acciones de limpieza y desazolve de drenes y alcantarillas.

Te puede interesar