1ra Cadena 94.1 FM

Fiestas, prostitutas y restaurantes caros: Así era la vida de lujos del israelí asesinado

Autor: Tabasco

|

Fecha: 6 agosto, 2019

Benjamin Sutchi rentaba un lujoso departamento al sur de la ciudad, muy cerca de donde fue ejecutado; frecuentaba bares y restaurantes caros.

Benjamín Sutchi, uno de los israelíes asesinados en la plaza Artz Pedregal, al sur de la Ciudad de México, ingresó a nuestro país con una misión encomendada por delincuentes cibernéticos, y en el proceso vivía y comía en lugares lujosos.

De acuerdo con el diario Milenio, que tuvo acceso a la investigación realizada por personal de Israel en nuestro país, el sujeto conoció a cibercriminales mientras estuvo preso, quienes le encomendaron recuperar 23 millones de euros, los cuales había sido robados de un banco de Europa y después enviados a nuestro país.

Para ello, Sutchi se instaló en un lujoso departamento en el conjunto Be Grand Pedregal, localizado a unos metros de la plaza comercial donde fue ejecutado. La renta de dicho lugar es de 40 mil pesos mensuales y las autoridades mexicanas averiguan si él lo alquiló o alguno de sus amigos, destaca el reportero Juan Pablo Becerra-Acosta.

En dicho departamento, el israelí tenía una caja fuerte, donde hallaron varios paquetes con billetes de 20 dólares.

Antros, restaurantes y Acapulco

El sujeto, detenido y deportado en 2005 en la Ciudad de México, no sólo vivía en la capital, sino que también rentó una casa en la zona de Las Brisas, en Acapulco, Guerrero. En dicho destino frecuentaba los centros nocturnos. De hecho, el sábado 6 de julio asistió al Baby O, junto a amigos y cinco mujeres, algunas de ellas prostitutas, según la investigación.

Sutchi solía pasear por la capital a bordo de una motocicleta BMW, modelo F 800 GT, con valor de 200 mil pesos. En otros momentos usaba una camioneta Ford Edge, para lo cual contrató un conductor y un guardaespaldas, a quienes le dio la orden de no separarse del vehículo, por temor a que le instalaran una bomba.

Además, el hombre tenía un gran gusto por la carne, por lo cual frecuentaba restaurantes como Sonora Grill, Rincón Argentino y Puerto Madero, ubicados en avenida presidente Masaryk, en la colonia Polanco.

En al menos una vez, pasó toda la noche en un antro ubicado en dicha zona, llamado “La Santa”. Su vida de lujos duró al menos dos meses y medio, hasta que fue ejecutado el 24 de julio pasado.